lunes, 11 de julio de 2011

UN DIA RARO LO TIENE CUALQUIERA

El día de ayer fué uno de esos días raros que no sabe uno como explicar. 

El fin de semana se presentaba bueno. El viernes, II Noche Candelaria que, aunque un poco tarde, llegué y estuve disfrutando de un buen rato. El sábado a medio día, otra vez en la Hermandad para ver como se planteaba el trabajo de la tarde y por la tarde, los mismos cuatro de siempre con los preparativos de la alfombra del Corpus de la Hermandad para que los chavales de Grupo Joven la montarán. 

No se porque, esperaba más hermanos en tan grandiosa celebración de nuestro Corpus pero, de repente me ví con un farol junto a nuestro Simpecado, escuchando los sones de La Sentencia tras la Carroza Sacramental y yo no estaba cargando. Fué una sensación extraña pero la verdad, me gustó bastante.

El día terminó, muy cansado del día anterior y, una vez en mi cama, los recuerdos de todo el fin de semana inundaban mis pensamientos y una y otra vez me hacía la misma pregunta: ¿Dónde estaban todos aquellos hermanos que tanto hacen por la Hermandad? ¿Dónde estaban todos esos hermanos que con sus delicadas palabras llevan el buen nombre de la Hermandad? ¿Dónde estaban todos esos hermanos que diariamente viven los actos de su Hermandad?..... ¿Dónde?.

Una vez más, me acosté y no tuve respuestas. Otro día será.

1 comentario:

  1. Dani, perdona, quizás alguno de ellos pudiera ser yo, pero uno solo no está siempre cuando uno quiere. Pero a tu pregunta y creo que ya lo hemos comentado, no sé que es peor, si no estar o estar no queriendo estarlo o si se quiere estar es solo para figurar, tomar las cervezas y ver como otros se agachan. Pero claro esta es la España nuestra que no cambia, unos pocos currando y la mayoría mirando.
    Por otro lado lamento esos sentimientos a los que quizás nunca te acostumbres, de saber que ya no puedes ponerte tu molía u sentir a nuestros hermanos junto a las trabajaderas. Solo aquellos que hemos tenido tan grandísimo honor, sabemos lo que es, y siempre quedará para nosotros esa inexplicable sensación de "estar dentro o fuera".
    Un abrazo Dani y espero no te tomes a mal mi comentario... y que poquito va quedandooooooooo.
    C.J.P.

    ResponderEliminar