miércoles, 11 de agosto de 2010

UNA HERMANDAD DE VERDAD


A veces pienso en aquella hermandad que afortunadamente conocí en los años 80. Era un grupo de personas que intentaban hacer las cosas todo lo bien que podían y cualquier pequeño triunfo ante las adversidades se convertían en una fiesta para todos.

Hoy en día, todo eso se ha ido al traste. Han llegado las venganzas personales que muchos de los llamados "hermanos" se han ido guardando durante tiempo atrás. El dinero ha corrompido todo. El poder también y por supuesto, el aparecer y aparentar.

Recuerdo que durante aquellos años, todos nos afanábamos por trabajar: pero por trabajar de verdad. Recuerdo a muchos que desgraciadamente hoy no están con nosotros por las "puñeteras" disputas personales.

A mi, en su momento, me hicieron mucho daño en mi querida hermandad. Tanto que provocaron que me planteara el irme para siempre de ella. Pero al final, analizando en profundidad, mi fé ha superado todo eso. Yo estoy en la hermandad porque quiero, porque me apetece, porque le tengo mucha fé a mis titulares, porque me siento bien en ella, porque he encontrado muy buenos amigos y he decidido desde hace mucho tiempo atrás, que cuando vea algún problema o discrepancia, no voy a entrar en el tema.

Parece mentira en lo que se ha convertido. Entiendo muy bien que los tiempos han cambiado y que hoy en día existen otros muchos focos de entretenimiento que han desplazado la vivencia, convivencia y hermanamiento que existía en la hermandad.

Me encantaría que hicieramos todos la prueba de arrimar el hombro, dejar que los que tengan que equivocarse, se equivoquen (los hermanos sabrán lo que tienen que hacer en un futuro en las elecciones) y colocar a nuestra hermandad en el sitio que le corresponde y conseguir, al menos, llevarnos bien entre todos.

Ojala vuelva aquella Hermandad de Verdad que conocí, con personas que sepan ser humildes y luchen por todo aquello que nuestros mayores sacaron para delante sin prácticamente nada pero con mucha ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario